¿CÓMO VA A SER LA LOGÍSTICA DE ÚLTIMA MILLA EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?



El transporte de última milla, también denominado capilar, se refiere al trayecto o tramo final en el que las mercancías son transportadas hasta las zonas de distribución o consumidores. Es la fase que cierra la cadena de suministro y, por consiguiente, es la que está más en contacto con los clientes.


En la actualidad ha habido un aumento considerable del volumen de comercio electrónico derivado de la pandemia y la imposibilidad de ir a comprar algunos productos de manera física. Ante esta situación, empresas del sector logístico han descubierto las grandes oportunidades que existen, también retos, con la logística de última milla. Su principal objetivo es poner el foco en optimizar los servicios para poder cumplir con las exigencias del mercado.


Robotización de las entregas


La robotización es la implantación de sistemas electrónicos diseñados para el reparto de las mercancías. Ya se estudia la creación de robots dotados con inteligencia artificial que se encarguen de transportar los paquetes y llevarlos hasta los consumidores, sin necesidad de movilizar vehículos urbanos.


A día de hoy se están haciendo pruebas con drones que sobrevuelan los núcleos de población y acercan los paquetes a los domicilios. Esta tendencia tiene aspectos positivos como, la eliminación de flotas que recorran las ciudades. El problema reside en que hay que hacer una inversión muy costosa, en un periodo de tiempo relativamente corto, sin datos sobre si será rentable en el futuro.


Temperatura controlada sostenible


Otra apuesta que están desarrollando las empresas del sector es la mejora de la sostenibilidad del transporte de temperatura controlada. Esta comprende el envío de las mercancías que necesitan refrigeración. Es un tipo de transporte más complejo porque se tiene que realizar evitando que se rompa la cadena de frío de los productos.


Por este motivo, se están creando equipamientos especiales que se encargan de moderar los grados y, además, garantizan que los automóviles son sostenibles. Ambas alternativas a la última milla tradicional se irán imponiendo en el mercado en los próximos años y servirán para dar un salto cualitativo en esta industria que no para de crecer.


Servicio de transporte de última milla con un vehículo de reparto

7 visualizaciones0 comentarios