CAFÉ, BANANO Y FLORES, ¿LOS QUE MÁS GANAN CON UN DÓLAR ALTO?



El precio del dólar tiene un sabor agridulce. Por un lado, con una cotización cercana a los $5.000 —barrera que ya ha superado en varias jornadas— golpea fuertemente a ciertos sectores productivos, sobre todo a aquellos que deben importar insumos y materias primas. Sin embargo, también favorece a los productos colombianos que exportan.


En este sentido, para María Claudia Lacouture, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham), las compañías colombianas deben ver la internacionalización no como una estrategia de tasa de cambio, sino como una oportunidad a largo plazo que las puede beneficiar.


“Hoy en día, con un dólar que ha sobrepasado los $5000, las empresas que están exportando tienen una ventaja sobre aquellas que no lo hacen, pero no podemos ver la exportación solamente cuando hay una tasa de cambio favorable, sino como un equilibrio en el riesgo nacional e internacional”, apuntó Lacouture.


Los más favorecidos


Antioquia ha sido estratégico en la diversificación de las ventas externas del país a través de la agricultura. El más reciente reporte del Dane arrojó que en septiembre de este año el departamento fue el que más aportó al valor total de las exportaciones del país, con una participación de 17,9% y unas ventas externas que llegaron a US$614 millones, lo que representó un aumento de 8% frente al mismo mes de 2021 (Ver gráfico).


Según el Ministerio de Comercio, los principales productos de la canasta exportadora antioqueña son el café, el banano y las flores, por lo que son los que más se benefician con una tasa de cambio alta.


En el caso del banano, por ejemplo, la devaluación del peso colombiano le ha permitido al sector sortear las dificultades actuales. Según un informe del equipo de investigaciones económicas de Bancolombia, la Tasa Representativa del Mercado (TRM) le ha permitido al sector subsanar situaciones complejas como lo han sido el aumento en los costos de fertilizantes, empaques y el incremento del salario mínimo.


“Si se compara el precio del dólar para Colombia con el de sus directos competidores latinoamericanos de banano, como Guatemala y Costa Rica, nuestro país ha tenido una ventaja que le ayuda en su competitividad”, apuntaron los analistas de Bancolombia.


En cuanto al café, según el informe, el valor vendido del grano ha aumentado (a septiembre) un 26,3% anual, a pesar de haber tenido una disminución en el volumen de producción. Por tal razón, los niveles históricos en el precio que ha tenido la carga de café han logrado sopesar la caída productiva del sector, que cayó 31% en septiembre y 12% en octubre.


“De hecho, el precio es un 217% más alto que el promedio de 2019, debido a los incumplimientos de los contratos de exportación de café en Brasil, que estarían generando un desbalance importante entre oferta y demanda”, añadieron los analistas.


Si bien la producción de café ha sido fuertemente golpeada por la ola invernal y la desacumulación de inventario, Roberto Vélez, presidente de la Federación Nacional de Cafeteros, expresó en entrevista pasada con este diario que los buenos precios internacionales efectivamente han compensado al sector.


Por el lado de las flores, Colombia exporta al año unas 260.000 toneladas, lo que equivaldría a la entrada de más de US$1.500 millones al país. De hecho, el principal mercado es afuera, ya que los colombianos todavía no tienen un hábito de consumo alto en este producto.


Y en este sector, Antioquia también es un productor por excelencia: de acuerdo con la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), el departamento concentra el 33% del mercado nacional floricultor, solo superado por Cundinamarca, que tiene el 66%.


No obstante, desde la óptica de los analistas de Bancolombia, aunque la depreciación del peso ha favorecido los resultados del sector, el estrés de la logística global, los altos costos de abonos y plaguicidas, así como del plástico y el cartón usados para los empaques de las flores, seguirán presionando durante 2022.


Un sabor agridulce


Según Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), los sectores exportadores que más se favorecen con la depreciación del peso son aquellos que no necesitan de importaciones para desarrollar sus productos. Sin embargo, explicó que lo mejor es un dólar que se fortalezca en la medida en que la economía también lo hace, mas no porque esta última esté golpeada.


Por ejemplo, aunque para los caficultores un dólar alto les trae beneficios por el precio del grano en la bolsa de Nueva York, lo que genera un mayor ingreso, la ola invernal y el costo de los insumos los sigue golpeando. Se estima que la producción cafetera en Antioquia disminuya en un 20%


Así, la recomendación desde AmCham a los empresarios para aprovechar la apreciación de la divisa estadounidense es que estén preparados para actuar a tiempo y soportar la constante fluctuación del dólar y así no ser víctimas del mercado agresivo que se puede desatar entre la competencia.


“Aquellos productos que son realizados de forma competitiva tienen la posibilidad de generar unos ingresos mayores al ser exportados, pero no es tan sencillo, porque en el comercio exterior suceden muchas variables, como transporte, los plazos de entrega, los tiempos de pago, la demanda, entre otros”, puntualizó Lacouture.


El colombiano.

4 visualizaciones0 comentarios