ESTUDIO DE LA NASA REVELA EL IMPACTO DE LA OMI 2020 EN LA REDUCCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN.



La regulación del combustible bajo en azufre de la Organización Marítima Internacional (OMI) fue un cambio marcado en los esfuerzos de la industria naviera para reducir la contaminación del aire de los buques.

Conocido como “IMO 2020”, el reglamento estableció un nuevo límite global al contenido de azufre del combustible para combustible utilizado por los buques, reduciendo a su vez las emisiones de óxido de azufre (SOx) que son perjudiciales para la salud humana, en un 85%.


Ahora, un nuevo estudio de la NASA ayuda a visualizar los beneficios al mostrar el estudio de nubes artificiales de “seguimiento de barcos”, que sirven como huellas dactilares de contaminación.


Las nubes estrechas, que se observaron por primera vez como “líneas de nubes anómalas” en las primeras imágenes satelitales meteorológicas adquiridas en la década de 1960, se forman cuando el vapor de agua se condensa alrededor de partículas de contaminación microscópicas que los barcos emiten como escape.


Basándose en casi dos décadas de imágenes satelitales, los investigadores encontraron que el número de pistas de barcos disminuyó significativamente después de que las nuevas reglas de combustible bajo en azufre entraron en vigencia en 2020.


Las perturbaciones del comercio relacionadas con la COVID-19 también pueden haber desempeñado un papel menor.


Menos emisiones de azufre significa que hubo menos partículas de aerosol liberadas para formar pistas de barcos detectables.


Los científicos utilizaron la computación avanzada para crear las primeras mediciones históricas de las huellas de los barcos. Usando inteligencia artificial, pudieron identificar automáticamente las huellas de los barcos a lo largo de 17 años de imágenes diurnas (2003-2020), capturadas por el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) de la NASA a bordo del satélite Aqua.


“Sin este tipo de muestreo completo y a gran escala de las huellas de los barcos, no podemos comenzar a comprender completamente este problema”, dijo el autor principal Tianle Yuan, científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y la Universidad de Maryland, Condado de Baltimore.


Según el Yuan, regulaciones de azufre similares pero más específicas, como un Área de Control de Emisiones de la OMI vigente desde 2015 frente a la costa oeste de los Estados Unidos y Canadá, no habían tenido el efecto deseado porque los operadores alteraron sus rutas y trazaron cursos más largos para evitar las zonas designadas.


Sin embargo, al analizar los datos de 2020, los investigadores encontraron que la densidad de las vías de los barcos disminuyó ese año en todas las principales rutas marítimas.


Si bien los datos de seguimiento basados en buques indicaron que COVID-19 desempeñó un papel al disminuir el tráfico marítimo mundial durante unos meses en la primavera de 2020, el cambio por sí solo no pudo explicar la gran disminución de las pistas de buques observadas a lo largo del año.


Durante varios meses de 2021, las nubes de seguimiento de los barcos se mantuvieron en niveles mínimos históricos, a pesar de que el envío mundial se había recuperado.


Por lo tanto, los investigadores concluyeron que la nueva regulación global de combustibles desempeñó el papel dominante en la reducción de las pistas de los buques en 2020.


Los investigadores también encontraron que las fluctuaciones en la actividad económica dejaron rastros distintos en el registro satelital.


En particular, los patrones de seguimiento de buques transpacíficos entre Asia y las Américas reflejan caídas y picos en el comercio.


Mirando hacia atrás, el estudio destacó que una tendencia general al alza en la actividad naviera entre 2003 y 2013, reflejada en las nubes de seguimiento de barcos, cayó durante aproximadamente un año después de la crisis financiera mundial de 2008.


Una disminución aún más pronunciada entre 2014 y 2016, probablemente reflejando una desaceleración en las importaciones y exportaciones chinas de materias primas y productos básicos.


“Las huellas de los barcos son grandes laboratorios naturales para estudiar la interacción entre los aerosoles y las nubes bajas, y cómo eso afecta la cantidad de radiación que la Tierra recibe y refleja al espacio”, dijo Yuan.


“Esa es una incertidumbre clave que enfrentamos en términos de lo que impulsa el clima en este momento”.


NASA

1 visualización0 comentarios