top of page

La logística del frío, factor esencial para la seguridad de los alimentos y del consumidor.


Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cada año se pierden o despilfarran en el mundo alrededor de 1.300 millones de toneladas de alimentos, lo que representa un tercio de la producción destinada al consumidor, cada vez más acostumbrado a comprar en exceso.


Un 40% de las pérdidas se produce en las etapas de postcosecha y procesamiento. Entre las causas más comunes están las fluctuaciones de temperatura durante la cadena de suministro y una gestión deficiente en las etapas de almacenamiento y mantenimiento. Por este motivo, desde Melyak International, compañía experta en soluciones para optimizar la cadena de suministro, proponen medidas basadas en tecnología y automatización para combatir este fenómeno.


Cadena de Frío


Se denomina así, porque está compuesta por diferentes etapas. Si alguno de los puntos de la cadena de frío se llegase a romper o alterar, toda ella se vería afectada, perjudicando la calidad y seguridad del producto, facilitando el desarrollo de microorganismos alterantes como productores de enfermedades.



Entre -4º C y -7º C se inhibe el crecimiento de los microorganismos patógenos. Estos microorganismos son peligrosos para la salud, ya que son productores de enfermedades a través de infecciones o de toxinas que pueden provocar intoxicaciones.

  • A -10º C se inhibe el crecimiento de los microorganismos alterantes responsables de la degradación de los alimentos.

  • A -18º C se inhiben todas las reacciones responsables del pardeamiento de los alimentos. Esta temperatura es la fijada como estándar de congelación para la cadena de frío internacional.

  • A -70º C se anulan todas las reacciones enzimáticas, por lo que en teoría el alimento se conservaría indefinidamente.

Es esencial que las instalaciones de almacenamiento estén equipadas con sistemas de refrigeración que puedan mantener la cadena de frío incluso en condiciones climáticas adversas. Así, las empresas no solo garantizan la seguridad alimentaria de su cadena de suministro y minimizan el desperdicio de alimentos, sino que además obtienen ganancias en el proceso.


Desde la compañía animan a todos los actores de la cadena de suministro de alimentos a unirse a su compromiso de prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos, ayudando así a garantizar la salud y el bienestar de todos los consumidores. En la actualidad, la logística del frío se ha convertido en un factor que transciende más allá de reducir tiempos, minimizar costes, generar mayores ganancias o ser más competitivos, ya que de ella dependen el bienestar y la salud de las personas.

11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page