top of page

Logística mundial proyecta una recesión y altos costes para el 2023.


Casi un 70% de los directivos del ámbito logístico a escala global aseguran estar preparándose para hacer frente a una más que posible recesión este año dentro de un contexto de costes logísticos más altos, una menor demanda y nuevas disrupciones en las cadenas de suministro, de acuerdo con los últimos registros del 2023 Agility Emerging Markets Logistics Index.


El panorama económico para este ejercicio sigue marcado, según el estudio, por el impacto de la pandemia en China, la invasión rusa de Ucrania y el impacto de cambio climático.


En concreto, un 97% de los encuestados asevera que el conflicto bélico en el este de Europa ha afectado negativamente a sus costes logísticos.


A juicio del Gerente Comercial de Fresh Cargo, Jorge Gallardo, la discusión actual de los exportadores es cómo potenciar el comercio con las nuevas condiciones que se están dando. «El tema que se habla es cómo el mundo ha cambiado en los últimos dos años tras la pandemia y una etapa de fletes muy caros, así como de escases de contenedores. Eso está cambiando porque los precios están bajando, aunque aún se mantienen altos; hay más contenedores y todo se está moviendo. Entramos en otros procesos de negociación en sí y con mejores precios por parte de las navieras”.


Y precisamente el tema de los costos es no menor. Un 90% de los 750 profesionales logísticos encuestados para este trabajo también apuntan que sus costes de transporte, almacenamiento y de otros servicios logísticos se mantienen muy por encima de los niveles previos a la pandemia.


Así pues, las empresas siguen percibiendo en su actividad los altos costes de la energía, la falta de profesionales y la espiral inflacionista, lo que se traduce en volatilidad en las cadenas de suministro, con efectos también sobre una reducción de las inversiones empresariales, así como de las contrataciones laborales.


En este contexto, la apuesta del sector logístico por la sostenibilidad parece seguir abriéndose camino, toda vez que, según el estudio de Agility, un 53% de los directivos logísticos encuestados apuntan que sus empresas se han comprometido con las cero emisiones netas de carbono. Del mismo modo, la mitad de todos ellos defiende que el medioambiente es una prioridad en la actividad de sus compañías.


Al analizar los resultados todo parece indicar que una gran mayoría ve la perspectiva de una recesión global como segura o probable en 2023, en medio de una “fuerte desaceleración del crecimiento en los países con más grandes economías”.


Por su parte, las señales en el ámbito de la sostenibilidad y el cambio climático también son alentadoras. Solo una pequeña minoría de los encuestados –alrededor del 20%– se resiste o ignora el imperativo de establecer objetivos y compromisos de cero emisiones netas; y el 67% dijo que sus negocios están planificando para los efectos del cambio climático o ya sintiendo su impacto.

7 visualizaciones0 comentarios
bottom of page