TRANSPORTE MARÍTIMO, ¿UN LASTRE PARA EL MEDIO AMBIENTE?



El transporte marítimo internacional es importante para la economía, pero muy perjudicial a nivel ecológico. Estados Unidos y Noruega están presionando al sector para que abandone los combustibles fósiles.

Los países de todo el mundo deben promulgar leyes que obliguen al sector del transporte marítimo, que genera muchas emisiones, a cambiar a combustibles más limpios, dicen los analistas.


Mientras que Estados Unidos y Noruega lanzan la iniciativa “Green Shipping Challenge” en la conferencia sobre el clima COP27 de la ONU en Egipto.


Como parte del reto, más de 40 puertos, empresas y estados hicieron anuncios que van desde la adopción de combustibles de bajas o nulas emisiones hasta políticas de fomento de buques más limpios.


“Nos alegramos de ver este tipo de liderazgo por parte de Estados Unidos, que mantiene esta cuestión en un lugar destacado de la agenda”, dijo Faig Abbasov, que dirige el trabajo de política marítima sostenible en Transport and Environment, un grupo europeo de campañas de transporte limpio.


“Pero para que ese reto se haga realidad, EE. UU. debe considerar seriamente la aplicación de una legislación nacional sobre el transporte marítimo internacional para crear un mercado de tecnologías limpias”.


Emisiones de carbono en el sector marítimo

Cerca del 80 por ciento del comercio mundial se transporta por mar. Cada día, enormes buques con coloridos contenedores atraviesan los océanos entregando mercancías. Al mismo tiempo, esos barcos liberan anualmente mil millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.


El transporte marítimo es responsable de cerca del 3 por ciento de las emisiones globales anuales y, si fuera un país, estaría entre los 10 más contaminantes del mundo.


“El transporte marítimo es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero a nivel mundial, por lo que es vital que se tomen medidas rápidas y decisivas para reducir las emisiones de este sector y contribuir a limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados”, declaró Jonas Gahr Store, primer ministro de Noruega.


Crear el mercado del combustible verde

Parte del problema son los costos.


El combustible pesado altamente contaminante que utiliza la industria es mucho más barato que las alternativas más limpias, como el hidrógeno verde y el metanol, dijo Abbasov.


A su vez, las empresas tienen pocos incentivos para encargar nuevos buques que utilicen un combustible ecológico más caro cuando sus competidores podrían seguir utilizando el barato. Tampoco tienen la presión de los consumidores para hacerlo.


En consecuencia, nadie está produciendo el combustible a escala comercial.


“A nadie le importan realmente esas emisiones de las compañías navieras, así de sencillo”, dijo Abbasov, y añadió que los gobiernos deben crear una legislación nacional para eliminar gradualmente el transporte marítimo con combustibles fósiles y crear una demanda de alternativas ecológicas.


La Unión Europea está negociando una legislación definitiva que haría precisamente eso, reduciendo, con el tiempo, el nivel de emisiones permitido.


El Congreso de Estados Unidos también está estudiando un proyecto de ley de transporte marítimo limpio que pretende reducir las emisiones del sector.


En el marco del “Green Shipping Challenge”, Maersk, la mayor compañía naviera del mundo, anunció que colaboraría con España para explorar la producción de combustible verde a gran escala en el país.


Maersk se propone ser “neutral desde el punto de vista climático para 2040 con nuevas tecnologías, nuevos buques y nuevos combustibles”, y ha encargado 19 buques con motores híbridos que funcionan con metanol.


Según Abbasov, “algunas empresas quieren invertir, pero solo lo harán si hay igualdad de condiciones”.


Deutsche Welle

1 visualización0 comentarios