Nuevos paros en los puertos alemanes tras romperse las negociaciones con la patronal.



El sindicato reclama mejores condiciones económicas para los trabajadores, que compensen la actual escalada de precios.


Las negociaciones entre el sindicato alemán ver.di y la Asociación Central de Empresas de los Puertos Marítimos Alemanes se rompieron la semana pasada, provocando el inicio de nuevos paros del sector de la estiba en las instalaciones de Bremerhaven, Hamburgo y Wilhelmshaven.


La organización sindical quiso denunciar así que la oferta que se pusiera sobre la mesa por parte de la Asociación fuera finalmente peor a nivel económico que la planteada en rondas de negociaciones anteriores.


En concreto, se prevé un incremento de entre el 3,3% y el 4,9% anual, contemplándose un pago único de 1.000 euros por parte de las empresas de contenedores, equivalente al 1,3%. Sin embargo, la inflación en la Eurozona se sitúa en el 8,1%, y en Alemania, en el 7,9%.


Por tanto, ver.di reclama mejores condiciones económicas para los trabajadores, que compensen la actual escalada de precios y reconozcan el gran trabajo realizado por los estibadores durante la pandemia, tal y como recoge The Loadstar.


Por su parte, desde ZDS han pedido una mediación y aseguran que ofrecieron una subida de hasta el 11%, incluyendo un incremento permanente de los salarios del 7,2%, que posteriormente podría ser complementado gracias a los paquetes de ayudas del gobierno.


En este sentido, creen que la propuesta está por encima de otros acuerdos similares en el sector, pero aseguran que el sindicato no ha mostrado ninguna predisposición a la negociación.


Si no se llega a una solución pronto, seguirá aumentando la congestión portuaria en la zona, donde los buques ya están siendo redirigidos a otros puertos para la carga y descarga de mercancías.


Congestión portuaria en Europa

En cualquier caso, las huelgas llegan en un momento especialmente crítico para los puertos europeos, que ya se preparan para la llegada de una ingente cantidad de importaciones en las próximas semanas, como consecuencia de los cierres en China.


La situación no es mejor para las exportaciones, dado que los contenedores llegan a las terminales sujetos a unas fechas acordadas inicialmente, pero posteriormente los buques son retrasados o incluso se cancela la escala, a pesar de que la mercancía ya esté en la instalación, teniendo que esperar para embarcar mucho más de lo previsto.


La vuelta a la normalidad va a coincidir con la temporada alta del tercer trimestre, antes de que se hayan resuelto los problemas de congestión portuaria y de escasez de conductores, con lo que se espera una avalancha de buques en Europa que los muelles existentes no podrán absorber. La congestión, por tanto, podría durar hasta 2023.


Fuente: Cadena de suminnistro.

9 visualizaciones0 comentarios